was successfully added to your cart.

Al norte del norte

Comienza la aventura de Hijas ilegítimas del músico asturiano Alfredo González. Es posible que aún no hayas oído hablar de este maestro de las letras, a los de la banda nos ocurrió igual hasta hace apenas unos meses. Te invitamos a viajar con nosotros y descubrir la palabra, en Bandaàparte, de alguna manera, tenemos la certeza de estar ante uno de esos músicos que aún están por descubrir y que, por justicia, así habrá de ser. Dice JJ Caballero de él que «es menester que haya siempre alguien que nos cuente la vida a su manera, que la interprete desde su propio punto de vista para que así podamos aclarar el nuestro. Ahí se esconde el verdadero tesoro, y parece que Alfredo González guarda uno de incalculable valor». Nacho Vegas habla de «rabia, toxicidad y desesperación compartida que toman forma de poemas que se te meten en los huesos, como la humedad cuando se vive cerca del mar»  y Eduardo Vázquez dijo que «la poesía de Alfredo González tiene el pulso salvaje del que mira de frente al miedo. Versos a tumba abierta». Bien, pues todo eso y mucho más es Hijas ilegítimas.

13669740_1078382582211644_8659292172783365955_n

Nosotros nos hemos ido con él a Asturias, a su tierra, a dejarnos embaucar por el genio de este chico asturiano de pro, noble, grácil y sonriente. Mucho trabajo y honestidad es lo que sabemos que vamos a encontrar y lo que hemos encontrado.
Remontamos unas fechas atrás el verano para esta crónica de un viaje, el del verano del 16. A finales de junio pasamos unos días de retiro en casa de Marga Zurita, en la sierra de Córdoba, estuvimos hablando del futuro y del presente. Fuimos a trabajar duro, pero también lo pasamos bien. Luego pensamos en las miradas y en todo lo que está detrás y no se ve, como en la carrera de nuestro músico asturiano: 5 álbumes y 4 Premios de la Música Asturiana. Dos días después o dos días antes cogimos todos nuestros libros y fuimos a Guadalajara en la furgoneta de Willy a llevar nuestra vida literaria a nuestra nueva distribuidora de libros: UDL libros, la puerta de entrada a mucho de lo bueno que nos vaya a ocurrir en adelante. Nada queda atrás. Otros dos días antes o después pasamos por el ¡Hostia un libro!, la fiesta del libro independiente, del fanzine, de los libreros, editores y lectores apasionados, de todo lo defendible. Como siempre estuvimos en casa con Pedro, Quique, Dani y Raúl. Y con nuestros hermanos Milwaukee y Dirty WorksVarasek estaba de viaje y no pudimos darnos amor. Mira, en un solo párrafo hemos nombrado mucho de lo que nos permite salir adelante: creo que podríamos llamarlo hermandad, dicen que la «relación de afecto y solidaridad que existe entre un grupo de personas o pueblos». Y esa era la intención misma de este párrafo, en estos días hemos pensado mucho en lo que no se ve.

El día 13 de julio nos fuimos a Madrid con maleta para prácticamente una semana y nuestros ahorros propios en el bolsillo. Vamos a vernos para comer en casa de Fernando del Hambre. Vamos a firmar el contrato para publicar su primer cómic. Nos embarga la felicidad y nos hemos tomado unos vinos (y de postre esa crema rosa que veréis en las fotos). Ya hemos hablado muchas veces de la admiración que sentimos por este chico. Hoy también disfrutamos de la compañía de Almudena y para colmo Fernando nos ha regalado un original. Peter Sagan ha ganado otra etapa en el Tour y nosotros nos lo hemos perdido, pero ahora ya tenemos más que celebrar.

Hemos quedado a las seis con Alfredo, que llega en el autobús de las cinco, estará allí Ricky Lavado (el batería de Standstill, Nudozurdo, Egon Soda, Mi Capitán, etc.), nos vemos y nos citamos para una próxima visita en Córdoba, vamos a publicar su primer libro. Viene también a vernos Santiago Aguilar, que no nos falla nunca. Es la primera presentación de Hijas ilegítimas y en unas horas ya nunca nos volverá a pertenecer, ni a Alfredo ni a Bandaàparte, será vuestro. Luis Ramiro es el maestro de ceremonias y Fabián ha venido a arroparnos. Está por supuesto toda la gente de Madrid a la que queremos, Juan y Elena de Milwaukee, Pedro Letai (uno de los nuestros y para año nuevo publicamos su segunda novela), Fernando y Almudena, claro, no nos queremos separar, Javier García Herrero (Ediciones Aerostáticas), Javier Iglesias Gnosick (Belio Magazine), Manuel Jubera, María G. del Moral; Pedro y Quique harán con maestría las fotos, nuestro Raúl, Dani llegará más tarde. Los que quieren bien a Alfredo, que son muchos, Willy Naves, buen amigo del autor, y también ha venido Marilia de Ella Baila Sola, que es fan de Alfredo al igual que nosotros. Con Tarima Libros es una fiesta y sus chicos una delicia. Alfredo y Luis recitan, cantan y hasta Fabián, un poco animado por la comandancia, también ha salido a hacer lo propio. Alfredo ha estado firmando libros tanto rato como Guille Galván y eso nos hace pensar cosas buenas. Guille nos avisó de que no podría estar. Algonovabien.com ha grabado la sesión de hoy y Dani García les ha hecho unas preguntas a Alfredo y Luis. Echamos de menos a Marina, que probablemente esté de guardia en Córdoba y que el día que nos visitaron Alfredo y Silvia en casa nos brindó la cena y su salón para cantar. A Xabi también lo echamos en falta. Agotamos las horas de esta noche tan especial entre cervezas y buenas conversaciones y somos tantos que otra vez hemos tenido que encontrar un espacio grande para estar. Luego todos quieren llegar a casa y escuchar las canciones de Alfredo, todos los que para ese día este chico dejó de ser un desconocido.

07Madrid

08Madrid
02Madrid
01Madrid
04Madrid
05Madrid

06Madrid

Hemos quedado temprano para desayunar y enseguida cogemos el coche rumbo al norte del norte. Son varias horas de camino pero no importa, tenemos la neverita llena, la banda sonora de Bandaàparte sonando bien alto: Río Muten y los frescos de altamira y todo el tiempo del mundo para perdernos, aunque de momento llegamos sin contrariedades. Paramos a comer en Mieres y con ello llegan los primeros «culines» de sidra. Froome se ha caído en la etapa de hoy y sale corriendo cuesta arriba sin bicicleta, nos hemos hecho amigos del camarero y eso que al principio no las teníamos todas con nosotros.

IMG_2364


Después llegamos a Turón, a casa de Alfredo y Silvia, pasaremos las noches allí, no hay hoteles ni dinero para ellos, pero siempre están los amigos. La casa está justo al lado de la que fuera o es sede del Coro Minero de Turón, Alfredo formó parte de él de adolescente. Nos ponemos guapos y conducimos hasta Gijón, allí espera la familia, Cecilia también ha venido a ver a su tío, y los buenos amigos, por fin tenemos a Silvia con nosotros. Estamos en Librería de Bolsillo con Fani, Valentín se ocupa de la Semana Negra y no hemos podido conocernos, todo sale muy bien y después charlamos. Doble llenazo, dos días que hay gente que pone el oído desde la calle. Y todos quieren tener su ejemplar. Después vamos a cenar con los amigos y ya no pararemos de comer hasta que nos volvamos. Está Pablo Quiroga, el productor de los discos de Alfredo. Y hace fresco, hasta un poco de frío, eso para unos cordobeses el 14 de julio es gloria bendita. Vamos a taparnos para dormir y ducharnos con agua caliente. Volvemos y caemos rendidos en la cama, el río suena fuerte tras los cristales. La tragedia se cierne sobre Niza.

El viernes nos despertamos cargados de energía, vamos a visitar las librerías de Gijón y a sus libreros. Amacord, la irrepetible Paradiso (Hijas ilegítimas luce radiante en el escaparate, realmente es una suerte poder estar ahí) con Chema a los mandos, y La buena Letra. Tiempo límite, hemos visitado las que teníamos en lista, pero hay más, uno se pregunta cómo se hace para que en una ciudad pequeña haya tal cantidad de librerías singulares, ojalá también nos pasara a nosotros.
Esta tarde nos espera Avilés y el genial Café Lord Byron, ha habido flechazo, nos enamoramos sin más del lugar y de Guti, su regente. Otro lleno, ha venido la familia de Turón, padres e hijo, que luego volveremos a ver en el pueblo. Ya nos vamos conociendo. Vamos a visitar la librería Noveno arte, que después llevará los libros a la presentación, y aprovechamos para dar un paseo por la ciudad y tomar unas sidras mientras preparamos la sesión de hoy. La cosa sale muy bien, el público canta y no queremos que se acabe nunca. En el bar conocemos a Javier Tejedor, nos han dicho que es el mejor gaitero nacional, forma banda con Silvia Quesada, la chica de Alfredo, se llaman Tejedor.

Entre una cosa y otra a Alfredo lo entrevistan en todos los medios asturianos y, así, escuchándolo descubrimos un poco más de él, por ejemplo que a los 16 años fue seleccionado en un premio de recitado de Lorca y viajó a los lugares del poeta en Madrid y Granada, que su madre ha dicho del libro que es su «yo completo», etc. Cuando volvemos a Turón desde Avilés nos están esperando en el Chuchu para servirnos la cena y después de un rato hasta los chicos se atreven a recitar algunos de los poemas de Alfredo, ¡qué risas! Vamos a casa y nos sentamos a hablar de música, de la vida y de todos nuestros miedos y alegrías hasta el amanecer, estamos bebiendo vino de Bodegas Robles.
Ya es sábado y tenemos el día libre, visitamos la zona de Langreo, subimos al pozo San Luis por una carretera estrecha llena de curvas y vegetación, todo recuerda a las etapas de montaña de la vuelta ciclista, antes, a nuestra llegada a Asturias subimos el Puerto de Pajares, claro. Allí está el Casa Xuaquiná, nos sentamos fuera, no ha llovido ningún día y el sol resplandece en lo alto, es tiempo de paz y sosiego; estamos tan bien que le hemos preguntado al camarero si es malagueño, es tan buen camarero que lo parece. Para la comida hacemos dos clásicos: comer fabes (el clásico asturiano) y huevos fritos con patatas (el «buddyholly» bandaàpartiano). Después vamos a Pola de Siero, Alfredo va a grabar un tema con el piano para un amigo y, mientras, nosotros nos tumbamos en el césped del parque, paseamos entre los grupos que han llegado para el Festival Internacional de Folclore y Encuentro Internacional de Bandas de Gaitas de Siero que se celebra esa noche, nos tomamos unas tónicas y cogemos el coche para llegar un poco más lejos, hasta que recogemos a Alfredo y volvemos a Turón, donde espera el fin de fiesta. Una cena con sus amigos que acabará con guitarras, dicen que hasta el amanecer, en el bar El descanso. Y no era mentira, tal cual. Aunque nosotros marchamos un poco antes a dormir que mañana es la vuelta a casa y son muchas horas de camino.
13754263_1080710045312231_5182929582392294387_n
Alfredo González por Pedro Peinado
Amanece que no es poco y el coche ya está lleno con las maletas y con todo lo bueno que es posible que te de este trabajo, que a tenor de los hechos es casi todo lo que no se puede comprar con dinero. Alfredo es uno más de la banda, nos queremos y estas son cosas que hay que decirlas, así, en público. Vamos a poner todo nuestro empeño en que esto salga bien, en que este libro se lea, solo porque creemos con total sinceridad que os va a gustar, ¿sabes ese momento en que te reconoces en unos versos? pues en Hijas ilegítimas pasa casi todo el tiempo, y entonces quieres más y si aún no has escuchado las canciones de Alfredo González irás a buscarlas.
Es domingo y los tres partimos de vuelta a casa. Ahora nos toca visitar algún lugar abandonado que quede cerca del camino, hacemos repaso en el coche y antes de salir de Asturias visitamos una población próxima a Turón, cruzamos el río y nos adentramos en un sanatorio, el exterior aparenta que va a ser espectacular pero no encontramos nada dentro.  Volvemos al coche, hemos dejado atrás León y paramos en una gasolinera a por algo de avituallamiento, al salir y con el cambio de conductor nos hemos vuelto para Asturias, ha sido Motel Cancún quien nos ha puesto sobre aviso, una hora más en el cuentakilómetros, lo tomamos como que en el fondo, un poco, no queríamos volver a casa.

Captura de pantalla 2016-08-01 a las 10.31.20
Nos hemos desviado a propósito en el camino y a la altura de Zamora visitamos, esta vez sí, un pueblo abandonado, un pueblo, así, completo, nos fascina, Otero de Sariegos. Es todo árido y justo detrás de la iglesia se divisa la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila. Nos ha llamado la atención la arquitectura de los palomares de adobe en ruinas, algunos reconstruidos, y lo que sabemos que era el Teleclub del pueblo. Los cernícalos nos sobrevuelan.
Como recorrernos España de punta a punta en un solo día con el cansancio que acumulamos iba a ser de locos, buscamos un lugar pequeño para pernoctar y acabamos con nuestros huesos en un lugar perfecto, Plasenzuela en Cáceres, muy cerca de Trujillo, y aún más idóneo su hotel rural El Labriego, que atiende una familia encantadora. Hemos soltado las maletas y nos sentamos en la terraza, ya no nos movemos, previa visita fugaz a la plaza del pueblo, son un par de calles y creo que hemos conocido a todos los vecinos, que tomaban el fresco sentados a la puerta de sus casas.  Nos hemos bebido unas cervezas y cenado aún mejor, listos para dormir, pensábamos madrugar pero la cosa se alargó por la mañana y no hemos podido escapar de la cama. Así que no pasamos a visitar Trujillo, hay que volver al centro de operaciones y ponerse a currar. Pero no queremos salir de la EX-104 rumbo Suroeste you, sin hacer un alto en el camino para visitar el Casablanca de la novela de José María Martín. Nos la hemos jugado «Play twice, Serena Road, Suroeste you» y esta vez nos ha salido bien.

Hemos llegado a casa sanos y salvos. Gracias.
 

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR